Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘La historia del parto’ Category

Queremos reproducir este artículo del Dr. Carlos Burgo, ginecólogo argentino, que nos ha parecido interesantísimo y creemos que vale la pena incluir en toda su extensión.

Litotomía en el parto, una práctica cuestionable

:: Dr. Carlos Burgo ::
Médico ginecólogo-obstetra

Si tenemos que resumir la historia de la obstetricia en algunos pocos hitos hemos de resaltar por un lado la aparición de los instrumentos que se usan en la atención y por otro destacar el cambio de posición para parir que le fue impuesto a la mujer en los albores de la obstetricia científica.

La utilización de esta práctica es una decisión que define un modelo de atención, que desvía su mirada hacia la consagración de la mujer como “objeto” del trabajo médico. Esta posición es la que define todo el carácter del vínculo asistencial: una mujer acostada en decúbito dorsal con sus muslos y piernas flexionados y sostenidos por encima de ella, atados, y declarando su inmovilidad.

Ya desde el antiguo Egipto nos llegan los testimonios grabados de las mujeres arrodilladas sobre piedras o ladrillos sagrados, o bien acuclilladas, como antecedentes de las sillas paridoras que se usaron por centurias desde el mundo grecorromano hasta avanzados los siglos XVII y XVIII. Aquí se produce la aparición en la escena del parto de un nuevo representante social; el médico, en la habitación y en la intimidad, portando en sus manos los primeros instrumentos y con un naciente discurso científico y deshumanizante, desplazando a la comadrona y al padre.  (más…)

Read Full Post »

Michel Odent nos plantea con su nuevo libro unas preguntas que nos parecen esenciales a la hora de querer saber lo que está realmente pasando con el parto y nacimiento hoy en día.

La revolución del plástico ha comportado efectos espectaculares en las unidades de maternidad. Hoy, al imaginar a una mujer de parto, es normal visualizarla con el brazo conectado a una bolsa de plástico a través de un tubo y con un catéter introducido en el espacio epidural. La perfusión de oxitocina sintética es la intervención obstétrica más frecuente en los cinco continentes. Planteémonos las preguntas apropiadas:

¿Por qué las mujeres modernas necesitan sustitutivos de esta hormona natural liberada por la hipófisis posterior?

¿Puede deberse esta necesidad a que su sistema oxitócico se encuentra alterado?

¿Por qué sigue siendo un tema inexplorado los problemas que surgen de la posible transferencia de la oxitocina a través de la placenta?

¿Cuáles son los efectos a largo plazo de la oxitocina sintética en los niños?

¿Por qué las disfunciones genitales son cada vez más comunes, y por qué las estadísticas de lactancia no mejoran a pesar de las intensas campañas de salud pública?

¿Deberíamos proclamar el fin del parto inducido?

¿Cuáles serán los efectos de un sistema oxitócico progresivamente debilitado?

¿Nos encontramos en los albores de un nuevo paradigma?

Read Full Post »

Por Paula López-Jamar Cubero

Como ya sabéis, me gustaría poner voz a estas abuelas que parieron en su día, la voz de las que ahora pueden hablar y de las que ya no lo harán nunca. En ese caso es la voz de sus nietas la que transcribo, no queriendo modificar ni una sola de sus palabras, pues vienen de lo más hondo… Aquí dejo la segunda entrada de “El parto fue nuestro”, espero que a todas se nos mueva el deseo de saber y comentéis las experiencias de vuestras abuelas… las espero.  “A mi me encantaría que mi abuela materna (que ya no vive y con la que estaba muy unida) pudiera contarme sus 6 partos en casa. El 7º lo tuvo en hospital (los avances de la ciencia) y el niño murió al nacer, no volvió con él a casa. (No sé si inconscientemente esta historia me marcaría de pequeña y por eso yo tenia tan claro que quería parir en casa… mmmmhhh)”- “En la familia de mi marido pasa algo parecido, la abuela de mi marido tuvo 6 hijos, los 5 primeros en casa y el pequeño en hospital, con daño cerebral (retraso mental leve, pero que se le nota fácilmente) por falta de oxígeno al nacer. Mi abuela materna, 4 partos en casa, y ella contaba que sólo se acordaba del 3°, que fue de nalgas, pero los demás, coser y cantar. Que pena no poder hablar con ella en estos momentos…>”- “Mi abuela materna tiene 86 años y todos nacieron en el hospital. Tuvo a mi madre y a mi tío y nueve años después a las mellizas. Ella lo cuenta así muchas veces…”yo le decía al médico que seguía teniendo ganas de empujar y él me dijo: si es que viene otro” y mi abuela lloraba porque sólo tenía ropa para una. Les dio el pecho a las dos a demanda (me animaba cuando la gente me presionaba con que diera a mi hija cada vez que abría la boca), también cuenta que se las llevó una vez mi tía a ver si se destetaban (con año y medio) y al final fue a buscarlas y volvió a casa dando el pecho en el taxi”

Read Full Post »

 Por Paula Lopez-Jamar Cubero

Por las mañanas paseo con mi hijo y mi perrita. Ellas, siempre tienen una palabra amable para nosotros. Ellas, son las “abuelitas” que todos los días acuden al centro de mayores. Los tres nos las quedamos mirando, mientras ellas, riéndose, entran en el centro.

 Después, siempre, día tras día, me hago la misma pregunta: ¿Cómo serían sus partos? y un puño me oprime el corazón, un poquito, pensando que yo ya no podré preguntárselo a mis abuelas.

Un día se me ocurrió preguntarles a mis compañeras de El Parto Es Nuestro: ¿Cómo parieron vuestras abuelas?

 Estas son sus historias, las de aquellas mujeres y hombres que ya no pueden contarlas, y las de éstas mujeres y estos hombres que sí pueden, y se las cuentan a sus nietas, y sus nietas me las cuentan a mí, y yo os las cuento a vosotros. La voz que no deseo que se olvide…

 “Imagínense que la mamá de uno de mis mejores amigos tuvo 10 hijos y ningún parto fue igual!!! Recuerda muy amargamente sentirse como una cucaracha en los últimos partos (años 70). Que rabia, ¿verdad? “

 “No te creas que los vivían tampoco muy amorosamente y a veces, aunque en casa, tampoco eran respetados ni íntimos”

 “Pues mi abuela, que parió 7 y todos en casa con ayuda de matrona, habría cumplido este año 96.  Ella decía que era salir el niño y “el dolor se pasaba de repente y sólo sentías felicidad, tenías allí a tu niño y ya ningún dolor”. Las palabras no fueron exactamente esas, pero algo muy parecido, dicho con mucha ternura.  Un minuto después de parir sólo se oía desde la habitación a mi abuela que gritaba “Fiden!! Fiden!! Que ha sido niño/a!!!” y más fresca que una rosa.  Al de pocas horas ya seguía con su vida normal.  A los 7 amamantó y no tuvo ningún problema en ningún parto”

Read Full Post »

He aquí dos pediatras a los que tenemos mucho que agradecer. Marshall Klaus, neonatologo, observó ya en 1967 que las madres de los prematuros tenían muchas dificultades para vincularse con sus bebés. Enseguida se dió cuenta de que esto tenía algo que ver con que a las madres no se les permitía acceder a los prematuros mientras estaban hospitalizados y junto con otro pediatra John Kennell empezó a investigar sobre el vínculo y a abrir las unidades a las madres. Ambos descubrieron el período sensitivo: esas primeras horas tras el parto que son cruciales para el inicio del vínculo y empezaron a difundir los resultados de sus investigaciones para que no se separara a las madres de los bebés.

Pero además Klaus y Kennell observaron lo beneficioso que era para las parturientas estar acompañadas de otra mujer experta. Estos dos pediatras co-fundaron la asociación de DOULAS de Norteamérica, DONA. Viene bien recordarlo cuando por estos lares hemos oido decir a algunos jefes de servicio de obstetricia que en los paritorios de su hospital no permitirán la entrada a las doulas. Señores: hace ya tiempo que se demostraron los beneficios de estar acompañada por una doula en el parto, y los primeros en investigarlo fueron estos eminentes pediatras. Les estamos agradecidas.

Apego y lactancia

Read Full Post »

RADIOTVE nos recuerda que hasta hace poquito los españoles nacían en casa, y como con el paso al hospital aumentaron las cesáreas y las innecesarias. Breve video, pero muy interesante.

Paríamos en casa

Read Full Post »

Sabiamos que la caza de brujas de la Inquisición se cebó con las matronas de la época. Muchas de las mujeres que murieron en la hoguera eran parteras que conocían bien las plantas medicinales y sabían como atender los partos en la intimidad de los hogares. Mujeres que ayudaban a otras mujeres fueron tachadas de brujas y condenadas. Así es la trágica historia de la atención al parto, llena de violentas luchas de poder por controlar a las parturientas.

Ahora este nueva investigación sobre dos de los pioneros de la obstetricia nos deja conmocionadas.  

Va de ASESINOS EN SERIE

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: